Menu
banner-las-palmas-top

La Carabela La Niña III ahora en el Parque Santa Catalina

La Carabela La Niña III, réplica de la nave con la que Cristóbal Colón realizó la gesta del descubrimiento de América, ha sido instalada este sábado en la trasera del Museo Elder de la Ciencia y la Tecnología del Parque de Santa Catalina de Las Palmas de Gran Canaria.

{vtemzoom image=[images/info-big.jpg] thumb=[images/info1-small.jpg]}

Según informa el Ayuntamiento, el barco se convierte así en un nuevo atractivo turístico para la entrada de miles de cruceristas a la ciudad.

Así, con el objetivo de aportar este nuevo referente para los visitantes de la capital, el Consistorio capitalino viene acometiendo varios trabajos de acondicionamiento de la zona desde el pasado mes de julio, los cuales proseguirán este lunes 3 de noviembre.

Estas actuaciones, que están siendo realizadas por la empresa Quisalba por un importe de 50.000 euros, consisten en la modificación de los cuatro parterres colindantes con la calle Luis Morote para socavar el punto en el que se ha ubicado hoy la carabela, sobre una losa de cimentación.

Además, se ha procedido a la modificación del trazado de los parterres para ajustarlos al entorno y la creación de un espacio de paseo ligeramente elevado para el tránsito peatonal, que además, permitirá a los ciudadanos y visitantes contemplar la carabela en su conjunto.

La niña iii

Por su parte, la embarcación, de 31 toneladas de peso, recrea a la carabela 'La Niña III' que, participó en la expedición que culminó con el descubrimiento de América, al mando de Cristóbal Colón. La embarcación se construyó en 1992 en Galicia y constituyó la tercera embarcación fabricada según el diseño y los criterios de capitán Carlos Etayo.

En 1992, La Niña III fue trasladada desde sus astilleros en Galicia hasta Palos de Moguer, en Madrid, y desde allí a Las Palmas de Gran Canaria para zarpar hacia la República Dominicana, en imitación fiel de la navegación del Descubrimiento.

Finalmente, el proyecto de reparación de la Carabela se ha llevado a cabo gracias a la colaboración de Napesca, del grupo Zamakona Yards, uno de los más importante de reparación y construcción de buques de España, que ha actuado como mecenas para la recuperación de este elemento del patrimonio de la ciudad, y el Ministerio de Defensa.

Fuente

volver arriba