Menu
banner-las-palmas-top

La obra de la autopista tapa el cauce del barranco de Mogán (Gran Canaria)

Directivos de la junta de compensación del Plan Parcial Playa de Mogán y de la comunidad de regantes Los Marreros han pedido la intervención del Consejo Insular de Aguas porque la obra de la autopista ha taponado el barranco de Mogán y si llueve el agua se desviará de su cauce e inundará hoteles, comercios y viviendas.

 

El integrante de la comunidad Los Marreros y propietario del Vivero Mogán, Eufemiano Rodríguez,  manifestó este viernes que el taponamiento del cauce del barranco de Mogán por las obras en ejecución de la prolongación de la autopista GC-1, «supone una irresponsabilidad en una época en la que en cualquier momento podemos tener un temporal de lluvia».

«Dios no lo quiera, pero de producirse una precipitación de más de 20 litros por metro cuadrado en poco tiempo, las consecuencias que esto puede tener para todos los establecimientos que se encuentran barranco abajo serían muy fuertes», indicó.

Rodríguez señaló que al estar cegado el cauce el agua saltaría hacia la banda opuesta de la actual canalización y se llevaría por delante todo lo que encuentre a su paso. «No lo quiero ni pensar, sería un desastre», afirmó el empresario.
Ante esto, tanto el presidente de la Comunidad de Agua Los Marreros, Emilio Afonso Rodríguez, como el titular de la junta de compensación de los polígonos 10, 11 y 12 del Plan Parcial Playa de Mogán, Guillermo Bueno Marrero, han pedido la intervención del Consejo Insular de Aguas.
En el escrito remitido al organismo insular expresan la enorme preocupación porque el cauce del barranco está obstruido y porque en caso de correr, se impediría por este taponamiento su discurrir natural, «pudiéndolo incluso abandonar y producir daños considerables a la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) y los establecimientos hoteleros y extrahoteleros de la zona».

Alarma. «No queremos ser alarmistas, ni perjudicar la obra de la autopista», advierten, «pero si hemos de significar que es responsabilidad del Consejo Insular de Aguas obligar a la constructora a mantener libre el cauce del barranco y adoptar las medidas de seguridad necesarias, que eviten un desbordamiento, máxime cuando nos encontramos en época de lluvias», concluyen.

 

Fuente: Canarias7

volver arriba