Menu
banner-las-palmas-top

La primera playa para perros en Bocabarranco

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ha abierto la primera 'playa para perros' de la capital en la Playa de Bocabarranco, en la zona de Jinámar, informó el Consistorio en una nota de prensa.

De esta manera, se trata de un área que está diseñado específicamente para el esparcimiento, baño en el mar y ejercitación de estos animales, y que supone una iniciativa pionera en Canarias que ayudará a mejorar la convivencia entre los animales de compañía y los ciudadanos.

El espacio ocupa 6.000 metros cuadrados en esta playa y la zona reservada coincide con el área intermareal, la parte del litoral situada entre los niveles de las máximas y mínimas mareas, lo que permitirá el lavado natural de la zona, además de la recogida de residuos manual por parte de los operarios del servicio de Limpieza.

Así, la concejal de Ciudad de Mar; Mimi González; el presidente del Colegio de Veterinarios de Las Palmas, Manuel Morales; la directora del Albergue Insular, Rosa González y representantes de diferentes colectivos y asociaciones de protección de los animales, asistieron este viernes a la apertura del área.

Esta zona se suma a las seis zonas y parques que existen ya en la capital para estos animales, en el Parque Alonso Quesada, Plaza de Canarias, Parque de Las Rehoyas, Parque Juan Pablo II, Parque San Telmo y Parque Manolo Millares.

Normas de uso

Por su parte, el área dispone de diferentes carteles informativos para delimitar el espacio e informar sobre las normas de uso. Además, se han instalado tres papeleras para la recogida de residuos orgánicos.

Los propietarios de los animales podrán pasear con sus perros en la playa siempre que estén correctamente vacunados, identificados y desparasitados, e ir acompañado de un mayor de edad que permanezca atento y controlando en todo momento a su mascota.

Finalmente, si el perro está considerado como animal peligroso deberá ir provisto de bozal y sujeto por collar con correa. Este requisito también será obligatorio en aquellos perros cuya previsible agresividad, dada su naturaleza y carácter, lo requiera. En todos los casos se debe ejercer un control efectivo sobre el animal.

Fuente: 20minutos.es

volver arriba