Menu
banner-las-palmas-top

Las aves y sus movimientos migratorios, amenazados por el proyecto petrolífero en Canarias

SEO/BirdLife ha afirmado que las prospecciones petrolíferas en Canarias suponen una "grave amenaza" para las aves marinas, según el informe elaborado por la organización a petición de la Reserva de la Biosfera de Fuerteventura.

En este informe, se confirma que de llevarse a cabo el proyecto, quedarían afectadas dos zonas prioritarias de migración y cría, poniendo "en serio peligro" la conservación de las especies, según informó la organización en un comunicado.

Además, SEO/BirdLife ha afirmado que el territorio en el que se erigiría la planta de petróleo constituye un área "prioritaria" nacional e internacional para el desarrollo de la avifauna canaria, que "debe ser protegida al estar muy próxima" a dos de las 11 Áreas Importantes para la Conservación de las Aves (IBA) identificadas por SEO/BirdLife en el archipiélago.

El estudio también ha valorado en negativo el desarrollo de las actividades de extracción previstas, así como la instalación y funcionamiento de grandes infraestructuras en el mar, ya que la consiguiente iluminación de la plataforma petrolera podría repercutir en determinadas especies por encontrarse en plena ruta de vuelo hacia las zonas de alimentación en la plataforma continental norteafricana.

En este sentido, la organización no descarta las colisiones directas de las aves contra las instalaciones durante la noche e incluso, la modificación de su comportamiento, especialmente durante los meses de verano, momento en el que se podría producir un "potencial impacto negativo" sobre pardelas, petreles y paíños, que presentan estados de conservación desfavorables en Canarias.

 

Poblaciones de aves y movimientos migratorios

Por otro lado, SEO/BirdLife ha explicado que entre las poblaciones de aves marinas amenazadas se encuentra la 'pardela cenicienta' que en Los Islotes de Lanzarote, alberga la mayor población reproductora del territorio nacional (más de 10.000 parejas), las únicas colonias españolas de 'paíño pechialbo', y grandes poblaciones de otras especies amenazadas.

El segundo territorio considerado IBA es el Estrecho de la Bocaina, que engloba las aguas del estrecho entre Lanzarote y Fuerteventura, así como las del islote de Lobos. Se trata de un enclave por el que circulan varias veces al año los ejemplares reproductores de pardela cenicienta de las islas Salvajes (Portugal) —la mayor colonia del Atlántico con más de 30.000 parejas— durante sus viajes de alimentación hacia la plataforma costera del noroeste de África.

Por otro parte, y debido al seguimiento remoto desarrollado en el marco del proyecto LIFE+ INDEMARES, se tiene constancia de que ejemplares de 'petrel de Bulwer' del islote de Alegranza utilizan para alimentarse durante el período de las aguas donde se prevé realizar el proyecto petrolífero. Además, el amenazado 'petrel de Madeira' emplea también las aguas interinsulares canarias en ciertas épocas de su ciclo vital.

Por último, destaca que el corredor marino entre las islas de Lanzarote y Fuerteventura, y entre éstas dos y la costa africana, es utilizado "intensamente" por numerosas especies europeas durante sus migraciones, debido a que muchas de ellas tienen sus cuarteles de invernada en las aguas de la cercana plataforma continental del Sáhara Occidental y de Mauritania.

 

Vertido de residuos tóxicos

Otro aspecto a los que apunta SEO/BirdLife es la generación de vertidos de sustancias tóxicas a través de las actividades de prospección, tanto de los propios buques de apoyo como de las infraestructuras utilizadas, lo que "con toda seguridad" tendrá un "efecto negativo" en los fondos marinos de las islas.

Pese a las medidas de seguridad de las empresas petrolíferas, desde SEO/BirdLife han asegurado que puede darse la posibilidad de que se genere una "catástrofe" que dañe en profundidad la flora y fauna del archipiélago.

Fuente: 20minutos.es

volver arriba