Menu
banner-las-palmas-top

Recuperan tres aves rapaces en Gran Canaria

La Patrulla del Seprona del Puesto Principal de la Vega de San Mateo, en Gran Canaria, ha recuperado y enviado a diferentes centros de conservación de flora y fauna este mes de julio a tres aves rapaces que se encontraban en diferentes puntos de la isla.

En concreto, el 9 de julio, tras la llamada de un ciudadano, agentes del Seprona se desplazaron a las inmediaciones de la presa de Chira, en el término municipal de San Bartolomé de Tirajana, donde recuperaron un Halcón Sacre (Falco Cherrug).

El ejemplar, según informó la Guardia Civil en nota de prensa, presentaba pihuelas (correaje) en las patas y una anilla cerrada identificativa.

El Halcón Sacre es una especie que se encuentra en el Anexo A del Convenio sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), Reglamento (CE) nº 338/97, relativo a la protección de especies de la fauna y flora silvestres mediante el control de su comercio, por lo que ha quedado depositada, hasta la localización de su legítimo propietario, en el Parque de Cocodrilos de Agüimes.

Por otra parte, los días 17 y 22 de julio se recuperaron en San Mateo dos aves, la primera fue un Cernícalo Vulgar (Falco Tinnunculus) que se trasladó a dependencias oficiales del Seprona, ya que estaba herida.

Esta especie está incluida en el anexo VI de la Ley 4/2010, de 4 de junio, del Catálogo Canario de Especies Protegidas, en la categoría de interés especial, y el ejemplar fue traslado el mismo día hasta el Centro de Recuperación de fauna de Tafira, en Las Palmas de Gran Canaria.

Respecto a la segunda recuperación, se produjo el 22 de julio, en la zona conocida como la Yedra, junto al barranco del Guiniguada, donde un ciudadano avisó por teléfono a la Guardia Civil sobre el hallazgo de un ave rapaz que presentaba problemas para volar.

Una vez en el lugar donde estaba el ejemplar, los agentes del Seprona consiguieron atraparlo ayudados de una sábana y unos guantes de protección, se trataba de un Ratonero común (Buteo buteo insularum), especie incluida en el anexo VI de la Ley 4/2010, de 4 de junio, del Catálogo Canario de Especies Protegidas, en la categoría de interés especial.

Posteriormente, efectivos del Seprona trasladaron el ejemplar al Centro de Recuperación de Tafira, confirmándose que el ejemplar presentaba una fractura en el ala derecha.

La Guardia Civil aconseja que cuando se vea un ave accidentada, una vez atrapado al animal con la ayuda de alguna sábana o similar para evitar su movimiento libre y visión y siempre de la forma más lesiva para el mismo, introducirla en una caja de cartón, no suministrar al animal ningún alimento ni medicamento, además de si es posible rellenar el fondo de la caja con virutas de serrín o trozos de hojas de periódico que actúen como absorbentes de las posibles eyecciones del animal y hacerlo agujeros para cerrarla y evitar el estrés del animal.

Además, se debe anotar en la tapa de la caja la fecha, hora y el lugar preciso donde se encontró el animal, nombre y teléfono de contacto, así como avisar a los teléfonos de emergencias, tales como el Centro Coordinador de Emergencias y Seguridad (CECOES) 112 del Gobierno de Canarias, Guardia Civil 062 o al centro de recuperación de Aves dependiente del Servicio de Medio Ambiente del Cabildo de Gran Canaria 928351970.

Finalmente, recuerda que el uso de cebos envenenados para el control ilegal de depredadores en el medio natural es una práctica prohibida por la legislación y recogida en el artículo 336 del Código Penal.

Fuente: 20minutos.es

volver arriba