Menu
banner-las-palmas-top

Restauración de la figura de Lolita Pluma en el Parque Santa Catalina

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria instala en el Parque Santa Catalina la figura de Lolita Pluma sobre una base que realza su aspecto tras una restauración integral de la escultura.

Los trabajos de instalación ayer, lunes 2 de diciembre, tuvieron lugar en el interior del área donde se lleva a cabo el proyecto de mejora del Parque Santa Catalina.

La escultura, de 1,90 metros de altura, fue derribada el pasado 30 de agosto por un vehículo de servicio público de forma accidenta.l

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, a través del Servicio de Mobiliario Urbano, instaló ayer, lunes 2 de diciembre, en el Parque Santa Catalina, la escultura de Lolita Pluma, sobre una nueva base de un metro de altura, que realza el aspecto estético de la imagen, que ha sido sometida a una renovación integral tras su derribo accidental el  pasado 30 de agosto.

Dos operarios, ayudados por una grúa, habilitaron la escultura en el Parque Santa Catalina, aunque a diferencia de su emplazamiento anterior, Lolita Pluma está situada ahora en la zona central de un área ajardinada, que permitirá una mejor visión de la obra (F. Ávila, 1998), que ha sido íntegramente restaurada  tras ser golpeada por un vehículo de emergencias, lo que le produjo una rotura limpia en la base de la estatua.

Esta incorporación potenciará el nuevo aspecto del Parque Santa Catalina, inmerso en estos momentos en una actuación de mejora, gracias a una obra cuya primera fase incluye el tramo comprendido entre las calles Luis Morote y Ripoche, y que consisten en la reordenación y mejora del alumbrado, del pavimento, terrazas, jardinería y mobiliario urbano, con el objeto de realzar este área de conexión natural entre la Terminal de Cruceros y la Playa de Las Canteras.

Trabajos de restauración

La estatua de Lolita Pluma ha estado en un almacén municipal a la espera de ser reparada, ya que era necesario localizar a un soldador especializado en el trabajo con bronce. Los trabajos se alargaron durante toda una semana, y consistieron en la limpieza de la zona fracturada, la soldadura y el tratamiento del área de trabajo para lograr que ésta presentara un aspecto homogéneo respecto del resto de la figura.

Esta circunstancia ha servido para hacer un tratamiento a fondo de la escultura, con limpieza y puesta al día de toda su superficie, expuesta al hollín del tráfico, a los excrementos de las aves y a los efectos propios de estar situada en una plaza pública, y por tanto, a la falta de civismo de algunos ciudadanos.

Fuente: laspalmasdegrancanaria.es

volver arriba