Menu
banner-las-palmas-top

Se dedicaban a blanquear capitales y a la estafa de inversores en Canarias

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado una estructura financiera internacional dedicada al blanqueo de capitales procedentes de delitos financieros y a la estafa de inversores en Canarias.

En concreto, se dedicaban a ofertar un producto financiero de alta rentabilidad, para lo que crearon sociedades fantasmas en Estados Unidos, Gran Bretaña e Islas Comores, según informó la Policía Nacional en nota de prensa.

Los hechos se remontan a agosto de 2013, cuando se inició la investigación a través de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Las Palmas, que durante casi año y medio de trabajo, los agentes han detectado e investigado operaciones inversionistas internacionales, de naturaleza fraudulenta, que ascienden aproximadamente a un millón de euros, llevadas a cabo por esta organización.

Asimismo, y como resultado de las pesquisas practicadas, se ha detenido a tres personas e imputado a otras dos, de las que dos de ellas son residentes en Santa Cruz de Tenerife y tres en Las Palmas de Gran Canaria.

Además, se realizó una entrada y registro en Santa Cruz de Tenerife, donde se intervino diversa documentación y material informático, además de un vehículo de alta gama.

La organización operaba a través de varias sociedades fantasmas residentes en Estados Unidos, Gran Bretaña e Islas Comores (Centro financiero OFF-Shore), conformando todas estas sociedades mercantiles un entramado cuyas actividades dieron como resultado la creación de un banco ficticio que proporcionaba a los inversores la imagen de una entidad bancaria norteamericana sólida y solvente.

Así, la entidad, constituida como 'banca privada', que supuestamente también contaba con infraestructura bancaria en Suiza, no solo era depositaria de fondos provenientes de otros delitos financieros sino que además conseguía captar fondos monetarios de otros inversores en las Islas Canarias.

Además, a estos inversores les prometían que estaban invirtiendo en un producto financiero denominado 'Garantía Bancaria' que era el paso previo a la ejecución de un PPP, otro producto inversionista de alta rentabilidad y a muy corto plazo, lo que "no era sino la forma de articular una operación fraudulenta de estafa".

Al respecto, indicó que en una de las operaciones, los fondos monetarios captados, que ascendían a 360.000 euros, fueron en parte dispuestos por el cerebro de la operación y, en parte desviados, de forma fraccionada, a través de distintas cuentas bancarias de tipo 'pantalla', y residentes en el extranjero.

En este sentido, apuntan a que toda este operativo se dispuso con el "único fin de dificultar" el rastreo y la averiguación del destino final de los fondos, conformando un escenario de blanqueo internacional de capitales articulado a través de múltiples transacciones financieras. A consecuencia de toda la investigación, los agentes detuvieron al máximo responsable junto a su mano derecha en Tenerife en junio de 2014.

Además, a finales de diciembre de 2014, se arrestó a un tercer implicado, abogado de profesión y quien se acreditaba como representante legal de la 'entidad bancaria' utilizada como presunto respaldo de la solvencia de las operaciones acometidas, siendo su "papel determinante" en la captación de fondos referidos, ya que incluso "unió el nombre de su despacho de abogados a la oferta financiera fraudulenta realizada a los inversores".

Por último, se imputó a dos personas que hacían de las funciones de poner en contacto a las víctimas con el máximo responsable de la organización.

Fuente

volver arriba